Comunicación Interna, objetivos organizacionales y metas personales

Como es sabido, los objetivos de la organización nunca son iguales a los de sus integrantes. Mientras la empresa quiere aumentar su rentabilidad, un empleado quiere aumentar su salario. Cuando la organización quiere crecer en nuevos mercados el interés del trabajador puede ser crecer en su carrera. Si bien en muchos casos los objetivos pueden ser similares, nunca son idénticos.

Esta situación se hace más compleja cuando observamos a cada trabajador por separado, ya que todo individuo tiene intereses únicos y diferentes a los demás. La complejidad sigue en aumento cuando observamos que las metas personales cambian, incluso, en un mismo empleado. Por ejemplo, un joven profesional, de 23 ó 24 años, se emplea porque anhela comprarse un automóvil. El mismo profesional a los 30 años desea adquirir un préstamo hipotecario para adquirir su primera vivienda. En poco tiempo sus intereses cambian, y con ellos, su contrato psicológico con la organización. La comunicación interna contempla estas diferencias y hace su aporte en la estrategia. La segmentación de públicos internos contribuye con parámetros que son una guía muy útil para la organización.

Siguiendo con el mismo ejemplo, es posible que este empleado de 30 años haga su mejor esfuerzo para pagar el crédito. Tal vez no dude en quedarse trabajando después de hora para alcanzar su objetivo. Sin embargo ese mismo profesional, a la edad de 35 ó 40 años, quizás desee retirarse de la oficina en horario puntual, para ir a ver a sus hijos. Una vez más sus metas volverán a cambiar. Resulta clave entonces para la empresa, prever estas diferencias de intereses.

Dijimos que los objetivos nunca serán idénticos: entre la organización y los empleados, entre los propios empleados e incluso en un mismo trabajador. Por eso una estrategia integrada de comunicación interna jamás busca igualar los objetivos, sino hacerlos congruentes. Busca combinar la multiplicidad de intereses, respetando la maravillosa complejidad que es cada ser humano. Porque sabe que ese es el mejor negocio para la empresa.

Manuel Tessi

Esta entrada fue publicada en ARCHIVO. Guarda el enlace permanente.